Castilla-La Mancha siguió creciendo de forma «sostenida» hasta junio.

20 de October del 2015

La economía castellano-manchega sigue creciendo -aunque lo hace a tasas inferiores a las mostradas en el conjunto de España-, la confianza empresarial sigue aumentando de forma sostenida en la región, y aunque la tasa de paro disminuye levemente, aún es muy alta y se encuentra por encima de la media nacional.
Son algunas de las conclusiones que se extraen del Termómetro Económico de Castilla-La Mancha, elaborado por el Instituto de Innovación y Competitividad de la Fundación Caja Rural Castilla-La Mancha, a través de la Cátedra de Innovación y Desarrollo Cooperativo y Empresarial de la UCLM.
Un informe en el que se analizan siete macromagnitudes económicas (la oferta, la demanda interna, la demanda externa, el sector público, el mercado del trabajo, precios y salarios, y actividad financiera), a través de las cuales se ofrece «una foto de cómo estamos» en Castilla-La Mancha, ofreciendo la posibilidad de compararlos con el trimestre anterior.
Un boletín que ayer presentaban en rueda de prensa la vicerrectora de Docencia y Relaciones Internacionales de la UCLM, Fátima Guadamillas, y el director general de Caja Rural Castilla-La Mancha, Víctor Manuel Martín, acompañados por la directora de la Fundación Caja Rural Castilla-La Mancha, Ana López-Casero, y el director territorial de Comercio en la región, Pedro Antonio Morejón.
Una tercera edición de este ‘termómetro’, que refleja cómo «la economía de Castilla-La Mancha va creciendo de manera sostenida» y que «aunque la tasa de paro sigue siendo alta, se sigue creando empleo», destacaba López-Casero.
Una tendencia de «mejora» a la que hacía referencia por su parte Guadamillas, quien señalaba que «se consolida», y refleja en un incremento del PIB regional del 2,5%, cifra «ligeramente inferior a la media de la economía española».
Asimismo, destacaba que el índice de confianza empresarial «supera» el que se da a nivel nacional, reflejando así las expectativas de los empresarios de la región para seguir invirtiendo y creando empleo.
Guadamillas destacaba además la buena evolución de los índices de la industria, la construcción y los servicios, así como la tendencia a la reducción del déficit y una «ligera» disminución de la deuda pública.
Por otra parte apuntaba el descenso ligero de la tasa de desempleo tanto en términos trimestrales como interanuales. Sin embargo, insistía, este dato sigue situándose por encima de la media nacional y presentando una distribución «irregular» por provincias, siendo Guadalajara la que mejor comportamiento tuvo y Ciudad Real la que presentó un índice de desempleo más elevado.
Listos para «el alta». Por su parte el director general de Caja Rural Castilla-La Mancha, Víctor Manuel Martín, recordaba que hace dos años la economía regional se encontraba en una situación «crítica», y a día de hoy, con unas expectativas de crecimiento de en torno al 3,2%, «estamos para darnos el alta».
Un diagnóstico en el que, sin embargo, queda pendiente «converger en empleo», acercarse a las tasas medias de la Unión Europea, algo que, reconocía, queda lejos.
Asimismo apuntaba al importante «salto» que existe en la región entre el sector primario, que representa el 8% del PIB, y el sector servicios, siendo muy escaso el sector industrial. Un aspecto en el que es necesario «hacer hincapié», subrayaba Martín, quien considera que en ello deberían «centrar el foco los gobernantes».
Insistía el director general de Caja Rural CLM que en la región «hay materia prima», buenos profesionales «perfectamente capacitados», que nos permitan ser «profetas en nuestra tierra, crear riqueza y generar empleo».
Por su parte Morejón, que colabora en este número, al igual que la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, aseguraba que «Castilla-La Mancha puede hacer casi todo lo que se plantee». Muestra de ello las empresas de la región han «perdido el miedo» a salir al exterior, siendo «cada vez más» las que se dan cuenta de que «son buenas».
Susana Jiménez / Toledo - martes, 20 de octubre de 2015