El campo necesita 1.800 jóvenes.

16 de November del 2015

Uno de los grandes problemas de la agricultura de la región es la falta de jóvenes que tomen el relevo. Por ello, el Programa de Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha (PDR), aprobado el pasado octubre por Bruselas, quiere incorporar a 1.800 jóvenes al campo en los próximos cinco años. Y es que, «las zonas rurales de Castilla La Mancha presentan un retraso importante en el desarrollo económico y social, causado por la falta de accesibilidad y que conduce a un envejecimiento de la población, a menos puestos de trabajo y a una menor calidad de vida».
En este sentido, el PDR plantea más de 108 millones de euros en ayudas para jóvenes agricultores, tanto para inversiones y desarrollo de las explotaciones (106 millones) como en asesoramiento y formación. Es más, según la Comisión Europea, «la eficacia de esta acción dependerá de la formación y del asesoramiento propuestos conjuntamente».
Pero no todo se soluciona con un relevo generacional. El documento aprobado por Bruselas vuelve a advertir de la baja productividad del campo regional. Una losa que arrastra desde hace décadas. Si bien la industria agroalimentaria ocupa la cuarta parte del empleo industrial, la cadena de comercialización sigue estando mal estructurada, pese a los esfuerzos que se han hecho en los últimos años para adaptarse a las condiciones actuales del mercado.
Para Bruselas la clave está en la cooperación, la mejora de la calidad y en la diversificación de la producción para adaptarse a las nuevas necesidades del mercado en ámbitos como el embalaje. En definitiva, se trata de hacer productos más atractivos para el consumidor de hoy.
En este sentido, Europa financiará unos 3.500 proyectos de modernización de las explotaciones agrarias (por valor de más de 100 millones), mientras que en el ámbito de la transformación y la comercialización de productos alimentarios se invertirán en torno a 200 millones durante los próximos cinco años (sólo en materia de calidad las ayudas rondarán los 180 millones).
Por su parte, el Gobierno regional se compromete a llevar a cabo campañas de promoción de los productos regionales y a «incitar a 1.300 agricultores a adherirse a dispositivos de calidad diferenciada a fin de aumentar el valor añadido del a producción agrícola», según reza el PDR.
También se busca remedio a la actual fragmentación de industria agroalimentaria (formada en su mayor parte por autónomos), a través de la integración de los diferentes miembros de la cadena en las llamadas ‘organizaciones de productores’. El objetivo es crear una treintena de estas organizaciones en el periodo 2016-2020.
En materia de innovación se plantea también el trabajo conjunto entre productores, transformadores e instituciones públicas y privadas. El objetivo no es solo la simple integración de las nuevas tecnologías en los procesos productivos, sino favorecer nuevos métodos de producción, abrir mercados y crear una nueva organización de la empresa agraria.
En este punto, las actividades de formación irán dirigidas a los agricultores, sobre todo los más jóvenes, para buscar salidas a los altos costes de producción actuales y a mejorar su producción. También se plantearán nuevas salidas desde el ámbito de la puesta en valor del patrimonio natural. Se espera que unos 75.000 agricultores participen en estos cursos de formación y la ejecución de 43 proyectos de cooperación.

Fuente www.latribunadealbacete.es