La renta agraria sube, pero todavía está al nivel de 2001

21 de December del 2015

La renta agraria en 2015 subió, en moneda corriente, un 1,7% sobre el ejercicio anterior y alcanzó los 22.170 millones de euros. De esa cifra, 6.493 millones, el 29,3%, correspondieron a subvenciones, mayoritariamente comunitarias.

Este volumen de renta se coloca algo por encima del nivel de 2000 y por debajo de 2001. Desde esa fecha, salvo los años 2003 y 2007, cuando la renta superó los 26.000 millones, en el resto de los ejercicios se movió entre los 22.000 y los 23.000 millones, lo que supone una permanente caída de poder adquisitivo de agricultores y ganaderos con diferentes Gobiernos.

Según la Administración, el resultado ligeramente positivo de 2015 se debe al buen comportamiento de las producciones de frutas y hortalizas y, sobre todo, a la buena evolución de los precios durante la mayor parte del año. El conjunto de las frutas y hortalizas suponen el 40% de la producción final agrícola. Cereales y, sobre todo, vino y aceite han tenido un comportamiento negativo, al igual que la mayor parte de las producciones ganaderas, donde destacan las caídas de los precios de leche, porcino y huevos hasta que se abrió el mercado estadounidense.

Al margen de las condiciones meteorológicas, la evolución de las rentas agrarias obedece a dos factores. Por un lado, a la producción agraria que está estabilizada en la última década entre los 42.00 y los 43.000 millones de euros. Esto se debe a un mal funcionamiento de los mercados y a la incapacidad del sector para defender sus precios frente a la distribución. Por otra parte, en contra de las rentas agrarias juega el incremento de los costes de los medios de producción, que en la última década han pasado de significar el 30% de la producción final agraria al 50% que suponen en la actualidad, con casi 22.000 millones de euros. De esa partida, destacan los gastos en fertilizantes y energía, que suponen en cada caso más de 2.000 millones.

Fuente: El Pais