La superficie de cultivo de algunos cereales y hortalizas caerá en 2016.

13 de January del 2016

La superficie de cultivo de algunos cereales y hortalizas caerá en 2016.

La agricultura es una parte fundamental del sector económico primario junto con la ganadería en Castilla-La Mancha y, por tanto, una base importante para el crecimiento de nuestra economía. El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha publicado los Avances de superficies y producciones agrícolas para 2016. En este informe, el departamento que dirige Isabel García Tejerina, se presentan las estimaciones disponibles de los cultivos y grupos de cultivos de mayor importancia en España. Estas estimaciones se elaboran con las informaciones remitidas por las comunidades autónomas, tienen carácter coyuntural y se actualizan mensualmente. Los índices de variación están calculados sobre los datos reales, con tres decimales, aunque en las tablas figuran redondeados con sólo un decimal.
Así se recogen los avances de superficies y producciones de cereales, leguminosas, tubérculos, cultivos industriales, cultivos forrajeros, hortalizas, cítricos, frutales, viñedo y olivar, aunque no es todos ellos el Ministerio ha hecho público la estimación de la superficie que se trabajará durante este año que acaba de comenzar.
En lo que concierne a Castilla-La Mancha tan solo se avanzan las superficies, por hectáreas, de trigo, cebada de seis carreras, avena, centeno, escarolas, champiñón, otras setas y nabo. En cinco de ellas la superficie estimada de cultivo para 2016 cae, en dos se mantiene exactamente igual que en 2015 y tan solo en una las previsiones que maneja el Ministerio es que suba.

Por cultivos. Respecto a la superficie, en hectáreas, de trigo blando, el Ministerio estima que en este año se cultivarán 286.862, un 0,6% menos que en 2015 cuando la cifra era de 288.648 hectáreas. El cultivo de trigo duro es residual en comparación con el blando en la región. Se prevé que haya en 2016 un total de 3.747 hectáreas, un 0,1% más que las cultivadas el año anterior (3.743).
En total, en la comunidad autónoma se cultivarán 290.609 hectáreas de trigo (blando y duro), un 0,6% menos que las contabilizadas en 2015 (292.391 hectáreas).
La cebada de seis carreras se caracteriza morfológicamente porque sobre cada articulación del raquis se insertan tres espiguillas o flores, siendo las tres fértiles. Es conocida con el nombre de ‘caballar’ y destaca por sus excelentes cualidades para alimentación animal y humana (alto contenido de proteínas y bajo contenido en fibra). Su producción será posiblemente mayor al disponer de mayor superficie de cultivo. El Ministerio estima que las hectáreas para cultivar este cereal crecerán un 2,4% en 2016 hasta alcanzar las 126.686 hectáreas, 2.978 más que en 2015.
El cultivo de avena se verá mermado este año, a tenor de los datos publicados por Agricultura. La superficie por hectáreas para este cultivo se reduce en un 5,3% pasando de las 174.456 hectáreas de 2015 a las 165.254 previstas en 2016.
Para el centeno tampoco será un buen año, pues la superficie para el cultivo de este cereal cae un 3,8%. En 2015 había 21.051 hectáreas en Castilla-La Mancha y para este ejercicio se prevé que se cultiven un total de 20.253 hectáreas.
En lo que se refiere a las hortalizas, en concreto, a la producción de escarola, se prevé que caiga un 12%, aunque las hectáreas no son muy numerosas en la región. Se pasará de las 25 hectáreas registradas en 2015 a 22 en 2016, según la estimación del Ministerio.
Entrando en la producción de champiñón, el departamento de García Tejerina cree que la superficie para el cultivo de esta hortaliza se reducirá un 12,7% en 2016, pasando de los 212 hectáreas de 2015 a las 185 que presumiblemente haya este año.
En el apartado Otras setas, la superficie de cultivo no varía, manteniéndose las mismas hectáreas de cultivo en 2016. En Castilla-La Mancha tan solo 32 hectáreas de superficie son dedicadas al cultivo de esta hortaliza.
Lo mismo sucede con el nabo, un producto residual dentro de la agricultura castellano-manchega, pues tan solo se cultivan seis hectáreas.

Fuente: Latribunadetoledo