Los agricultores afrontarán veranos más secos y con más calor.

20 de August del 2015

Los veranos del futuro serán más secos y estarán marcados por frecuentes olas de calor extremo. Esa es la conclusión a la que ha llegado un estudio único en Europa que, por encargo del Ministerio Federal de Agricultura y Alimentación, ha sido realizado conjuntamente por el Thünen-Institut, el Julius Kühn-Institut, el Servicio Meteorológico Alemán y otras entidades.

Tras analizar la evolución de los datos meteorológicos recogidos a lo largo de las últimas cinco últimas décadas y cruzarlos con los modelos climáticos que calculan cómo será el clima en el año 2098, el estudio deja claro que los agricultores y silvicultores deberán prepararse cuanto antes para lo que pueda venir.

¿Manejar las condiciones extremas del clima será un desafío, aunque ahora podemos hacernos una idea de qué nos espera y así hacer ajustes adecuados?, ha asegurado el ministro de Agricultura, Christian Schmidt.

En este sentido, aunque es cierto que el calor y la sequía afectan particularmente a producciones como la del trigo o el forraje e, incluso, a los bosques, los agricultores tienen muchas posibilidades de adaptarse y protegerse. De hecho, son ya muchas las empresas que incorporan a profesionales que trabajan para minimizar los riesgos, por ejemplo, seleccionando variedades adecuadas o dedicando un mismo campo a diferentes cultivos simultáneamente.

¿A pesar de todas estas actuaciones, el objetivo más importante del Gobierno federal es limitar el cambio climático y sus consecuencias en general?, ha recordado Schmidt.

Si quieres conocer el contenido de este informe, pincha aquí

Fuente: EFEAGRO.