Nueva preocupación para el campo: Trabajo quiere reducir las peonadas cuando ya falta mano de obra

13 de February del 2020

Con todas las movilizaiones del sector agario el sector ha querido mandar un mensaje al Gobierno de que no puede más, que los bajos precios y los altos costes no permiten la rentabilidad de las explotaciones. Pero al peso de las protestas hay preocupación entre las organizaciones agrarias porque ven que no todo el Gobierno está asumiendo esta realidad. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha citado el próximo viernes en Madrid a sindicatos y organizaciones agrarias de Andalucía y Extremadura a una reunión con el fin de analizar el malestar en el campo y para tratar una rebaja de las peonadas necesarias para acceder al Programa de Fomento del Empleo Agrario, el antiguo PER. Y esto ha desatado los miedos del sector agrario.

Las organizaciones agrarias van con recelo a la reunión, quieren hablar del SMI pero temen que no en el contaxto que lo quiere plantear la ministra. Además, temen que una nueva rebaja suponga más dificultad para contratar y se una a la subida del salario mínimo interprofesional. “Es echar más gasolina al fuego. Nadie va a querer trabajar“, señalan fuentes de las patronales agrarias, según recoge Rafael Méndez en elconfidencial.com.

Dentro de esa ronda, Yolanda Díaz, de Unidas Podemos, quiere “abordar aspectos varios de la realidad laboral de las empresas, trabajadores y trabajadoras del sector agrario”- y uno de los aspectos es el número de peonadas para cobrar el subsidio, que se percibe principalmente en Andalucía y Extremadura.

Están citados UGT y CCOO de Andalucía además de COAG y Asaja en esas comunidades, donde más beneficiados hay de este subsidio agrario. El Programa de Fomento del Empleo Agrario tenía presupuestados 161,3 millones de euros en 2019 solo en Andalucía.

Actualmente, para cobrar el subsidio hace falta un mínimo de 35 peonadas al año. Con eso, y cumpliendo algunos requisitos, el jornalero tiene derecho a un subsidio durante seis meses. A finales de 2018, el Gobierno de Sánchez las bajó a 20 días en la campaña anterior por una sequía en Andalucía. Un año antes, Fátima Báñez (PP) las había bajado a 30 por otro estiaje. En octubre de 2019, en la campaña electoral, Sánchez anunció en Jaén una rebaja de las peonadas como una respuesta a los aranceles de Donald Trump.

Fuente: agroinformacion